Si tuvieses la oportunidad, por un día, de ser una mujer famosa, ¿cuál te gustaría ser?

No, no hace falta que me respondas.

Pero si voy a pedirte que te imagines que trabajas de reportero para un canal de tv local.

Sí, uno de esos cuya misión es emitir plenos municipales y contenidos que quedaron anclados en otra época. Que nadie ve, pero que siguen existiendo.

Vale, pues …

Sales ahí, a la calle, micro en mano, acompañado por un cámara, a parar aleatoriamente a algunos de los transeúntes con los que te cruzas.

Y realizarles una pregunta. La que abría el email.

Entonces, en ocasiones la vida es maravillosa.

Maravillosa, sí, porque te brinda instantes surrealistas, casi mágicos. Soplos de aire fresco que dejan KO.

Como ese en el que obtienes por respuesta:

«Sin ánimo de lucro de Algeciras. Anchoas con cafelón sin cafeína.

Hoombreee, sin ánimo de lucro … Sin ánimo de lucro, una pizza o una tortilla de patatas, ¿tú que prefieres?»

Y lo aderezas teniendo que elegir también entre una bicicleta o una barca a pedales, con unas cajas de valeriana a devolver, de por medio.

Tu cara y tu reacción son un poema.

Una hilarante escena que puede ser fruto de una patología cerebral o de un brillante troleo.

Pero también una metáfora de la ineficaz comunicación de algunos negocios con su público.

Y es que no basta con lanzar un mensaje.

Si entre tu potencial cliente y tú no se genera una conversación coherente, irá a probar con otra opción. Gracias a internet, nunca lo tuvo tan al alcance de la mano.

¿Entiendes a la gente a la que te diriges? ¿Y ellos a ti?

P.D.: Por aquí para que tu mensaje de ventas fluya.

P.D.2: El vídeo de la entrevista, por aquí.

P.D.3: Y por aquí, entras a mi newsletter:




Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing que está ubicado en Estados Unidos, con un acuerdo de procesamiento de datos con cláusulas tipo de la Comisión Europea. Todo legal y a salvo.