Copywriting/ SEO/ Email marketing

Escribo textos persuasivos que marcan la diferencia en tu negocio online, porque no todo es tener una web bonita

8 segundos

Ni cable azul, ni cable rojo, ni bombas a punto de explotar. Existe una regla que dice que ese es el tiempo del que dispones para convencer a un visitante de que permanecer en tu página web es una idea excelente.

De que tiene ante él la solución definitiva a su búsqueda: un coche seguro que —además— consume poco, un curso para aprender alemán mientras duermes, una pomada para la sudoración excesiva en las manos, etcétera.

Tu producto y no el de otro.

Eso sí, lo que muestras puede ser único, pero si no sabes transmitirlo, no hay conversiones ni ventas.

Para vender online, necesitas penetrar en la mente del consumidor. Conectar con él. Entrarle por los ojos. Engancharle como si fueses glutamato sódico.

Y solo tienes una oportunidad.

Las palabras correctas

Utilizar copywriting en tus textos aumenta considerablemente las posibilidades de tener más éxito que otras empresas que no lo usan.

Pero no, no va de añadir palabras, muchas palabras. Ahí, al tuntún, a ver qué sale.

Tampoco de tirar de plantillas y fórmulas mágicas, aunque te aseguren que fueron creadas por el mismísimo Gandalf.

Como copywriter, escribo palabras que conectan con tu cliente ideal, que lo atrapan —igual que una lavadora a esos calcetines que se pierden en ella—, y de esta forma, se interesa por tu producto, percibe que encaja con lo que anda buscando, y lo compra.

Palabras que persuaden, que incitan. Que le van guiando por una página, deslizándose por ella. Y acaba haciendo clic.

Que venden, vaya.

Y cuando digo venta, me refiero a que tu cliente potencial te contrata, se suscribe a tu lista de correo o saca la tarjeta de crédito.

Para vender, tienes que generar emociones y dirigirlas hacia la solución

Tocar puntos de dolor en tu consumidor, como en las artes marciales, al más puro estilo Bruce Lee, Steven Seagal o Pai Mei, el perverso maestro chino de Kill Bill. Ahí, donde genera una reacción, apretar… Con palabras, con frases... Rebatir objeciones, hacer sentir beneficios…, que despiertan un deseo, que le muestran lo que se está perdiendo por no tener tu producto o servicio.

A todo esto...
¿Puede levitar un caballo?

Sí, flotar.

¿Será un acto de brujería o la prueba de que ha llegado a un estado de gran concentración a través de la meditación?

¿Lo hará bajo los efectos de las drogas o porque una camarera del Oktoberfest le susurra al oído?

¿Cómo puede esto beneficiar al copy que usas en tu marca, producto o servicio, y con ello, a tus ventas?

Las respuestas las encontrarás en el ebook que te regalo al suscribirte a mi lista.


regalo ebook rojohueso copywriter

Envío un email casi a diario. Contienen textos de unas 300 palabras, se leen rápido, entretienen, inspiran y motivan.

En ellos enlazo historias, anécdotas, curiosidades y algunos desvaríos con reflexiones y consejos que vienen genial para mejorar tus textos persuasivos, atrapar a tu cliente potencial y hacer caja.

Leyéndolos, también conoces algo más sobre mi forma de entender el copywriting y el enfoque que le doy a lo que escribo.

Y esto es importante si no te sientes capaz o no dispones de tiempo para aplicar en tu negocio lo que te voy mostrando, prefiriendo delegar en mí la tarea de crear tu mensaje de ventas, tu copy, dirigido a ese ese público hambriento que está ahí fuera, captando su atención y su dinero.

Por cierto, si mis emails dejan de interesarte, te aburren o lo que sea, te das de baja. No necesitas explicarme la razón. Así de sencillo.




Tus datos serán guardados en Mailchimp, proveedor de email marketing que está ubicado en Estados Unidos, con un acuerdo de procesamiento de datos con cláusulas tipo de la Comisión Europea. Todo legal y a salvo.

Emoción, no razón, o cómo empezar a aumentar los beneficios de tu negocio

Caperucita Roja, El Gato con Botas, Pulgarcito… Si de pequeño te leyeron cuentos, estos te acompañan durante toda la vida. Y eso ocurre porque las historias conectan con las personas. Con sus emociones. El marketing no va de aquello que vendes, sino de las historias que cuentas. Tu cliente potencial no compra un producto, compra una historia. Pero en ellas, no cuentes mentiras ni aburras.