La energía oscura constituye uno de los grandes misterios de este universo en el que habitamos.

Los átomos que componen todo lo conocido: humanos, otros animales, planetas, estrellas, …  son sólo el 5% del mismo.

El resto, un enigma.

Además, uno de los problemas abiertos más importantes de la física actual. Seguro que, si hay algún físico cuántico en la sala, lo corroborará.

Otro enigma que emana oscuridad está relacionado con la política estadounidense.

¿Te suena de algo el nombre de Aleister Crowley?

En caso negativo, comentarte que fue un ocultista, poeta, escritor, montañero y pintor, miembro de la aristocracia inglesa, conocido en círculos esotéricos como el Mago Negro, y autor de “El Libro de la Ley (Thelema)”.

Si te gustan los Beatles, le habrás visto en la portada del “Sgt. Pepper Lonely Club Band”. También aparece en la contraportada del “13” de The Doors, en forma de busto, aunque, a lo mejor, hasta este momento te había pasado desapercibido.

Un polifacético, misterioso y curioso personaje sobre el que pesan infinidad de rumores y leyendas.

Él no llegó a ostentar ningún cargo público en los USA.

Pero…

Crowley pertenecía al mismo círculo social que una tal Pauline Pierce, la cual se cuenta que quedó embarazada tras mantener relaciones sexuales con él, dando a luz a…

Barbara Bush. (El parecido con su supuesto padre es innegable)

Por lo que, si este hecho es cierto, el expresidente George W. Bush es su nieto.

Su semilla, en la Casa Blanca, por partida doble.

¿Cómo te quedas? ¿Sorprendido? Todo esto es muy “Eyes wide shut”, de Kubrick, ¿verdad?

Pese a que no es descabellado, no deja de ser una teoría conspiratoria, nunca admitida oficialmente.

Tampoco es mi intención desvelar nada —no soy el “Hola”, el “Lecturas” o Iker Jiménez—, tan solo contarte lo que creo que es una anécdota curiosa.

Algo que sí está probado por la ciencia es que nuestro cerebro no toma decisiones basadas en información racional.

Lo hace apoyándose en impulsos emocionales.

Y sin emociones, no hay ventas.

Si no sabes usarlas, si no las generas con tus textos, si no logras dibujar nada en la mente de tu lector, si no le transportas de un estado emocional a otro…, tu producto es un pecio a la deriva en el vasto cosmos.

En caso de que prefieras tener clientes a andar en una inmensa caja llena de fotones en la que no atraparás nada, podemos hablar.