Soy un asesino.

Con esta frase —acompañada de un silencio—, un falso cura introduce uno de sus sermones a sus feligreses durante una misa, captando de inmediato su total atención.

Esto ocurre en una película: Corpus Christi (Boże Ciało).

No te preocupes, no voy a hacerte ningún spoiler. Si no la has visto, y te gusta el cine dramático, de autor, dale una oportunidad. A mí me encantó.

El titular es la antesala a aquello increíble que estás a punto de mostrar en tu copy.

Esa línea de introducción a tu texto, a tu mensaje, que debe despertar en tu lector el interés suficiente para que desee saber más.

Más de lo mismo, unas palabras inadecuadas o poco acertadas, producen indiferencia. Bye, cliente.

Y no es eso lo que buscas, ¿verdad?